jueves, 17 de mayo de 2012

Después tuvimos un rey próspero


Aegon VI el Pertinaz. Rey de los Ándalos y los Rhoynar y los Primeros Hombres, Señor de los Siete Reinos y Protector del Reino


Fue el  hijo de Rhaegar, el Rey Aegon VI El Pertinaz, el que mostró ser un soberano que conquistaba la admiración de plebeyos y nobles por igual, la mesa regente había sufrido una ruptura interna, que acabó con la muerte de sus miembros más influyentes: Varys la araña y Petyr Baelish, alía meñique. El resto de miembros se habían granjeado el desprecio del pueblo, que sin embargo cada día apreciaban más a un rey cercano y abierto. Aegon vivía rodeado de una aureola de leyendas de todo tipo. Se contaba que durante su juventud había estado en las ciudades libres combatiendo entre mercenarios, o que podrías encontrarlo en tabernas junto a los caminos del reino, bebiendo con el pueblo.

Supo afianzar su autoridad y tuvo excelentes resultados, obtuvo de nuevo el total control de Poniente sin derramar una gota de sangre, si no mediante tratados, el aprecio y la lealtad y también el proteccionismo del comercio o una serie de decretos acertados.
           
 De madre dorniense, muerta en la guerra, pero educado por una madre adoptiva del norte, Aegon fue un rey que demostró interés por cada uno de los siete reinos que le juraron pleitesía y jamás abusó de su posición. Con todo esto fue capaz de volver a reconquistar un poder y una influencia tan grande como los Targaryen no conocieron en generaciones, todo mediante su carisma, su astucia y su valor. Fue un rey justo, amable, pío, sensato y querido. Que los siete nos bendigan con más reyes como él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada