viernes, 18 de mayo de 2012

La Danza de Dragones (II)


Los cuervos ya habían sido enviados antes de que el asedio empezara, así que hay quien dice que Daegar ya tenía la guerra ganada mucho antes que Baeghor llegara a las murallas.

En el norte, los Greyjoy habían afianzado su posición en Dedo de Pedernal y el Atalaya de Aguasgrises, pero estaban siendo expulsados de todas sus posiciones en la Costa pedregosa y el Bosque de Lobos. Cuando el lobo bajara al Dedo, todos los norteños, que ya estaban agitados ya que los hombres del hierro habían regado con sal los arcianos y quemado los septos, no tardarían en revelarse contra ellos.

Por eso cuando Lord Dagon recibió un cuervo desde Desembarco del Rey ofreciéndole un trato. El Kraken no tardó en reaccionar.

Las amenazas de Baeghor contra Lord Pelles y sus banderizos, a quienes no dejó de acusar de infames y malditos por los dioses siempre que alguien los mencionaba, convencieron a los Tully de que si Baeghor alcanzaba el Trono de Hierro, todos ellos estarían perdidos. Cuando el Maestre Nascien, consejero de Pelles, regresó de Desembarco del Rey con un mensaje de Daegar perdonando la inacción hasta ese momento y habiendo demostrado que nada tuvo que ver en la muerte de su hermano Daemon, según la investigación del maestre, los ejércitos de la trucha salieron de los ríos.
El Maestre Nascien llevó a cabo una investigación sobre la muerte del Rey Daemon I por Orden de Lord Pelles

De forma súbida la mayor parte de lo que quedaba de la flota del kraken asaltó por mar Lannisport, como ya se hiciera en el pasado en tiempos de Balon Greyjoy. Al mismo tiempo los Tully llegaron a Desembarco del Rey para rodear a Baeghor, el cual tuvo que plantar cara a un ataque por dos frentes: Los Caballeros de los ríos por detrás y las huestes que salían desde las murallas con su hermano Daegar a la cabeza. Pero Baeghor luchó hasta el final.

Como empieza una famosa canción de Asnerlich Fuego sobre aquel día: “Al destino le agradan las repeticiones, las variantes, las simetrías”. Junto al linde del Aguasnegras, un Baratheon y Targaryen volvían a encontrarse en duelo personal. Ser Gahires, hermano de Lord Merlo y caballero de la Guardia Real de Daegar, acabó con su enorme hacha con Baeghor. La canción dice que fueron los espíritus de Rhaegar y Robert los que allí lucharon, y el Enorme Venado se tomó su revancha.

La canción de Asnerlich llamada "La Venganza Astada" es muy famosa en todo Poniente.


Muchos fueron los que entonces cayeron. Lord Bane Lannister resultó herido y al poco tiempo esa herida terminó por cangrenarse causándole la muerte. Ser Lyonel Tully, el heredero de Pelles, Ser Devan Tarth, Ser Garlan Westerling, Ser Jeremy Morrey o Ser Owain Belmore, el campeón del Valle, son sólo algunos nombres de los hombres valerosos que encontraron su final aquel día.  

Con los puertos y muelles de Lannisport en llamas, las huestes de los Lannister y los tyrell rodeados. Lord Bane y Lord Loren no tardaron en aceptar la rendición. Sobretodo, cuando Daegar se mostró compasivo, más de lo que a muchos gustó.

Los Lannister compraron, literalmente, su salvación. Lord Bane era consciente de que su herida lo terminaría matando, así que hizo un trato con Daegar. Los Lannister pagarían una cuantiosa suma de oro para ayudar al trono de hierro a sanear la capital, y sus hijos mayores se casarían con alguien escogido por el rey. La espada de acero valyrio de Lord Bane, Lamento de Viuda, también fue entregada al Rey, quien cambió su nombre a Guardajuramentos, en alusión a que los Lannister no volverían a rebelarse contra su legítimo rey. A cambio los Lannister conservaron todos sus territorios y sus riquezas.


Los Greyjoy saquearon Lannisport y consideraron la guerra toda una victoria


Lord Loren fue obligado a vestir el negro y sus hijos deberían renunciar al titulo de Señor de Altojardín, el cual fue dado a un joven sobrino que luchó a favor de Daegar y le había jurado lealtad, Ser Luther Tyrell.

En cuanto a las otras casas. A los Tully les dejaron volver a sus tierras sin mayores glorias ni penas. La tierra de los Ríos fue la única parte de la geografía de Poniente que la guerra no tocó. Y eso era todo lo que Pelles Tully quería.

En cuanto al conflicto en el norte, Bejen Stark había muerto durante un enfrentamiento contra los hombres del hierro. Cuando su padre lo supo, las pocas fuerzas que le quedaban le abandonaron y terminó muriendo, dejando a un niño de doce años, Edwin Stark, como Señor de Invernalia.

Daegar mandó a ambas partes cesar el conflicto inmediatamente o subiría al norte él mismo a hacerlo. A los Greyjoy les otorgó los territorios que habían conquistado, el Atalaya de Aguasgrises y el Dedo de Pedernal, por la ayuda prestada a último momento y le argumentó a los norteños que si no habían bajado a defender a su rey con el motivo de defender el norte, el no tenía que reotorgarles lo que no habían sabido defender. Ni que decir que un niño de doce años no iba a poder oponerse mucho en una situación así.

Por petición de Lord Merlo y Lord Pelles, y ya que Sasha Martell había salido al encuentro de Baeghor, aunque no lo hiciera por él, Daegar también perdonó a los Martell. Pero decidió que las tierras que su hermano había conquistado, y que desde tiempos inmemoriales tanto los Tyrell como los Martell las mancillaban en su mutuo odio con escaramuzas, ahora eran suyas. Al fin y al cabo, dijo a los señores del Dominio y de Dorne entre risotadas, Baeghor las había conquistado y quien iba a ser su legítimo heredero sino su hermano gemelo.

En la Marca Dorniense se permitió que Rhaennys se quedara a vivir cerca de sus queridos amigos de Dorne y también se hubiera podido quedar junto a ella su amiga Marelly Martell con su retoño. Pero durante el final de la guerra perdió a su hijo en un ataque de locura y murió al poco tiempo, completamente demente.
 

Una vez pacificado todo Poniente. Se celebró una gran coronación, aunque ya había habido una modesta antes de la guerra, y todos los señores de las grandes casas fueron invitados a asistir y pudieron jurar, ante los Dioses viejos y los nuevos y todo Poniente, lealtad al Rey Daegar, el primero de su nombre, Rey de los Ándalos y los Rhoynar y los Primeros Hombres, Señor de los Siete Reinos y Protector del Reino.

El Rey Daegar I el día de su coronación, desfilando rodeado de su guardia real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada